March 3, 2016

Please reload

Recientes

RICHARD STRAUSS: Entonces Habló Zarathustra

April 2, 2016

 

El imponderable Zubin Mehta es zoroastrista, como tantas figuras, caso del genial Freddie Mercury (se aprecia en su tema El Milagro). 
Zoroastro, profeta persa del  s. VI AC  ¿de Teherán o Afganistán? lucha contra el politeísmo, triunfando después de muerto: polarizando el Bien y el Mal, cimentando el monoteísmo, quedando su prédica en Golfo Pérsico e India. 
Tras infinidad de obras que lo encarnan, canta como Sarastro, sumo sacerdote del Reino del Bien en La Flauta Mágica (1791) de Mozart –que es la encarnación del mineralogista Ignaz von Born,  su padrino en la masonería La Beneficencia, que también” integraban su padre Leopold y el mismísimo y progresista emperador Joseph II. Deformado, pasa el profeta por Así habló Zarathustra, «un libro para todos y para ninguno» (1883/85) de Nietzche.


A partir de aquí, Richard Strauss (1864-1949),  grandioso compositor que convirtió el romanticismo en neo-romanticismo y que con Salomé crea el modernismo y la nueva orquestación,  de perfil bajo y bávaro a carta cabal, que pasó como monumento viviente  del  s. XIX al XX, publica (o sea, opus 30) Entonces habló Zarathustra  (está errado el  Así)  en 1896, ¡el año de La Bohème!. Es el 6º de sus 10 poemas sinfónicos, forma inventada por Liszt hacia 1848: siempre orquestal, una sola parte, con un tema que se va transformando, narrando una historia.
Indica «Compuesto libremente según la obra de Nietzche» del que toma solo 8 episodios. Libremente. Por suerte, demasiado libremente. «No pretendí música filosófica, sino un cuadro del desarrollo de la raza humana»


Prefacio de la partitura: “Éramos sonámbulos. Queremos convertirnos en soñadores”.
La enorme orquesta describe con tal poder que se puede ver  cada escena. Como una micro-ópera. 
Introducción: Tema del Sol . El individuo se funde con la Naturaleza. ¡Con un punch bárbaro, desde la nada, el sonido umbral de la pedalera del órgano hasta explotar el tutti! (Ud. lo recuerda  perfectamente por el film de Kubrick,  2001, Odisea del Espacio). Pensar que tras el estreno que dirigió en Francfort del Maine en noviembre del ’96, la crítica dijo azorada “¡Es la música del futuro!”. Contestó Strauss: «Como siempre, Uds. no saben nada. Es lo más simple: do-sol-do… » Significa Naturaleza. ¡Muy fácil!: cada vez que se escuchan estas tres notas comienza un episodio, todo encadenado.


1º) De los Mundos Escondidos:  el Hombre busca en las religiones respuesta a los enigmas del Universo. Lento, las cuerdas exaltan el Credo Gregoriano (4 notas)


2º) De la Aspiración Suprema: Busca Conocimiento. Mezcla Naturaleza  y Credo. La duda se vuelve áspera.


3º) De las Alegrías y Pasiones: Vehemente, los chelos y cornos, glorifican la Vida Terrenal. La saciedad llega con los trombones y tubas.


4º) Canto de la Tumba: El Hombre parece soñar en la muerte. Canto de Adiós a la vida.  Recuerda temas precedentes.


5º) De la Ciencia: Tranquilo, expresivo. Interroga angustiante en el clarinete. Vuelve Naturaleza. Todos los instrumentos se cruzan en un entramado “intelectual” (fuga). Al no explicar el Universo, son rechazadas Ciencia y Razón.


6º) El Convaleciente:  Muy lento y enérgico. Torna lírico. El Alma se libera del Mal y la Ignorancia. Estalla fortissimo el tutti con el Sol. Enorme acorde que hace temblar la sala. ¡Es la catarsis!


De pronto, risa frenética (trino de oboes y trompetas): el Profeta comprende que no habrá respuesta. Decide bajar de la Montaña y Entonces Habló Zarathustra:  «¡Oh, Hombres, atención!... Todos los goces desean eternidad».


7º) El Canto de la Danza:  Armado con ecos de Naturaleza. El violín concertino (representa al Profeta) gira con vals vienés: es la ronda del Universo. Felicidad pasajera y la danza se desvanece.


8º) El Canto del Viajero Nocturno:  truenan campanas. Se convierte en Caminante hacia la Muerte. Sólo desea la Eternidad (retorna el motivo del 2º). Entre tinieblas, emerge la Luz (cuerdas). Serenidad en las Esferas. Pianissimo. El Hombre es el acorde agudo de flautines+ flautas+ oboes+ violines. Se alterna con el acorde grave de Naturaleza: 3 trombones  y  pizzicatti (pellizcado) de chelos+ contrabajos (Duda).  Zarathustra se pierde en la Noche. Tres pizzicatti  solos, espaciados, desolados. Nada. Inconcluso. La gran duda es lo eterno.
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Apreciación Musical®, La Clásica Música® y El Paraíso® son marcas registradas de Marcelo Arce